A PAMPLA

 

 

A PAMPLA

Restaurada hace unos años para ser nuestro refugio con vistas, A Pampla pronto se convirtió en el refugio también para nuestros amigos. Era el lugar perfecto para escaparse y ser independientes, para sentarse cómodamente a leer o a pensar, para cocinar algo reconfortante y tomar un vino disfrutando de las vistas. Decidimos que sería egoísta no compartirla con más personas. Quienes nos visitan suelen tener muchas cosas en común con nosotros: les gustan los lugares perdidos, respirar aire puro y puede que sean aficionados al vino o disfruten acariciando a un perro o un gato. Por eso, al compartir nuestra casita, nuestro vino, nuestras aficiones, a veces hacemos nuevos y buenos amigos.

Creemos que no hace falta nada más: en la planta baja, una sola habitación con una cama amplia y confortable que da al jardín, el baño con ducha, un pequeño vestidor y la lavadora; arriba una sala amarilla, abuhardillada, con sofá cama, una biblioteca mínima y vistas al valle unida a la pequeña cocina, sencilla y suficientemente equipada.

Bienvenidos. Y vuestras mascotas, también.

 

Capacidad 2-3 personas 

 

1 noche               75€
1 semana           490€